Diciembre 2018 Boletín – “¿Hay Una Segunda Venida?” por Pastora Juanita Bequeath

¿Hay una venida o dos venidas del Mesías? Citando al apóstol Mike Petro, “Él nunca se fué.” ¿Por qué debería regresar en un cuerpo natural cuando ya tiene un cuerpo glorificado?

Recientemente escuché que el pueblo judío rechaza la idea de dos venidas del Mesías. Dicen que se supone que el Mesías vendrá una vez y que progresivamente, se creará un mundo utópico en el que todos comenzarán a alinearse con los propósitos de Dios.

Ellos están absolutamente en lo correcto, pero aún hay más con respecto a éllo. No puedes entender ésto a menos que comiences a pensar espiritualmente en lugar de carnalmente. La iglesia cristiana se ha equivocado en su pensamiento. Si solamente piensas en un Jesucristo carnal/histórico/natural, entonces sí, te perderás el plan y sólo verás la primera venida. Para cuando te des cuenta de que la segunda venida es en un grupo de personas, ya la habrás perdido.

El principio del doble, es que Dios nos da una semilla, pero depende de nosotros plantarla y hacer que crezca. Esa semilla es la Palabra de Dios. Esa semilla es la parábola de Dios que fué dada para que podamos volver a la vida. Cuando Yeshua/Jesucristo vino, nos mostró el significado espiritual de la Palabra Parabólica, porque Él fue el primero en cumplirla. Fue el primero en comenzar a cultivarla. Él era el Mesías, porque era el único a quien Dios le había dado una naturaleza espiritual (el hijo sin pecado de Yahvé) que podía abrir la semilla. La naturaleza espiritual de Adán murió con el pecado de Adán. Le tomó a un segundo Adán (hijo de Dios) abrir la semilla o abrir el velo para pasar al Lugar Santísimo que es la vida eterna.

Es el principio de Yibum, la 128 mitzvá. Cuando un hermano (hombre espiritual) muere, para que la esposa (el alma) de ése hombre permanezca conectada a la familia, un hermano mayor se casará con ella y criará un hijo (otra naturaleza espiritual) dentro de ella. De ésa manera ella se reconecta con la familia. En este caso, la familia es la familia de Dios, que es espiritual.

Mitzvá 128. Para hacer Yibbum (casarse con la viuda de un hermano sin hijos).

Deuteronomio 25:5-6 Reina-Valera 1995
Si dos hermanos habitan juntos, y uno de ellos muere sin tener hijos, la mujer del muerto no se casará fuera de la familia, con un hombre extraño; su cuñado se llegará a ella, y restableciendo con ella el parentesco, la tomará como mujer.
Y el primogénito que ella dé a luz llevará  el nombre de su hermano muerto, para que el nombre de éste no sea borrado de Israel.

Yeshua dijo: “Los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que lo adoren,” (Juan 4:24). El Espíritu es el Ruach ha Kodesh o Espíritu Santo. La verdad es la Palabra de Yahvé. Así es como la semilla comienza a crecer. Después de Su resurrección, Yeshua envió Su Espíritu a aquellos de nosotros que lo recibimos, para que la Palabra de la Semilla se abra dentro de nosotros al estudiar la Palabra. Es por eso que Él es la Palabra. Cuando la abres y obtienes el significado espiritual, ves que todo es Él. Se trata de Él, y es Él.

Hechos 17:24-30 Reina-Valera 1995
24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,
25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida, aliento y todas las cosas.
26 De una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación;
27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.
28 Porque en él vivimos, nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.
29 Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte o de imaginación de hombres.
30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;

La primera venida del Mesías fue conocida como Messiach ben Joseph. ¿Por qué? Porque todo lo que ocurrió en la vida de José, fue simbólico de lo que Yeshua hizo. José fue rechazado por sus hermanos, arrojado a un foso (sheol) y entregado a los gentiles/Egipto, acusado falsamente, arrojado nuevamente a un foso (sheol) por los gentiles, interpretó sueños, levantó (resucitó) a la mano derecha de Faraón (que significa “gran casa”, que ésta vez sólo representa al Padre), y le dio un nuevo nombre: Zaphenath Paneah que significa revelador de secretos. Entonces se le dio una esposa gentil, y a través de su plan, el mundo entero fue salvado de su hambruna.

La hambruna fue por la VERDADERA Palabra de Yahvé. Yeshua vino una vez. Al igual que en la historia de José, cuando resucitó, nunca se fue. Él sólo entró en el Reino Espiritual. Él está aquí ahora, listo para abrir esa Palabra Semilla dentro de cada uno de nosotros. Dijo que vino a encender un fuego y que no puede esperar hasta que arda. Ese fuego son los misterios de Dios; es encontrarlo en la Palabra.

Lucas 12:49 Reina-Valera 1995
49 Fuego vine a echar en la tierra; ¿Y qué quiero, si ya se ha encendido?

La falacia en el pensamiento tanto del pueblo judío como de la iglesia gentil, está en lo que creen que el Mesías debe hacer. El Mesías es enviado a reunirnos con Dios. Dios no está en éste reino. Dios es espiritual. Déjame ponerlo de ésta manera. ¡Adán, el Jardín del Edén y el Árbol de la Vida son todos espirituales! Son tan espirituales que tienen sustancia, pero no es ésta carne corruptible, ésta naturaleza bestial que vino sobre nosotros después de la caída. La sustancia es el reino de la gloria. Es el Reino que Yeshua vino a restaurar. El Mesías debe restaurarnos a algo mejor que Adán, antes de la caída. El Mesías vino a sanar la brecha. Lo está haciendo por revelar los misterios de Su Palabra. Su primera venida es el misterio. Su “segunda venida” no es que Él se vaya y regrese, sino que sea Su aparición EN NOSOTROS.

Colosenses 1:26-28 Reina-Valera 1995
26 el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos,
27 a ellos, Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,
28 Nosotros anunciamos a Cristo, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre.

Nunca terminé de contar el resto de la historia de José: la historia de sus hermanos, la historia de por qué se llevaron a Simeón o por qué tuvieron que venir con Benjamín. También hay otros dos Mesías: Messiach ben Manasseh y Messiach ben Ephraim. Ambos eran hijos de José. ¿Quiénes son y a quiénes representan? Espero que le pidas al Espíritu Santo que te lo revele, quiero dejar los rincones del campo para los pobres, para que puedas hacerte rico.

Pastora Juanita Bequeath